Honrar a los padres




Por: Estudio-vida de la Biblia en Argentina

Efesios 6:1-3  Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; "para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra".

La expresión "en el Señor" indica que los hijos deben obedecer a sus padres siendo uno con el Señor. También indica que no deben hacerlo por su propio esfuerzo sino por el Señor, y no conforme al concepto natural, sino conforme a la palabra del Señor. Los hijos de los creyentes deben estar conscientes de que ellos deben obedecer a sus padres siendo uno con el Señor. Además, deben obedecer a sus padres no por sus propios esfuerzos, sino por el Señor mismo. Su obediencia debe concordar con la palabra del Señor, conforme a las Escrituras.

Este no sólo es el primer mandamiento con promesa, sino también el primer mandamiento en cuanto a las relaciones humanas (Ex. 20:12). La promesa mencionada en el versículo 3 consiste en que a los hijos les irá bien y tendrán larga vida sobre la tierra. La primera parte de la promesa se refiere a ser prósperos en bendiciones materiales, y también a vivir en paz. La segunda parte consiste en ser de larga vida. Según este mandamiento, la prosperidad y la longevidad son bendiciones que Dios da en esta vida a aquellos que honran a sus padres.

Honrar es diferente de obedecer. Obedecer es una acción, mientras que honrar es una actitud. Un hijo puede obedecer a sus padres sin honrarlos. Para honrar a sus padres, los hijos deben tener cierta actitud, cierto espíritu. Todos los hijos necesitan aprender a obedecer a sus padres y al mismo tiempo honrarlos


http://reflexiones-cristianas.org/

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

5 formas de marcar la diferencia



Mensaje de John Maxwell

Cuando sirves a las personas o influyes en ellas de manera positiva, y las animas a pasar por lo que otras recibieron, creas una cadena de impacto que sobrepasará tu vida. 

A menudo digo que la vida es un maratón. Sin embargo, creo que es una hazaña mucho mayor que esta.

Cuando los atletas se organizan en la pista para una carrera de maratón, saben que la meta les espera exactamente a los cuarenta y dos kilómetros. Para los corredores muy buenos, la meta la alcanzan más o menos a las dos horas y diez minutos. 

Antes de comenzar saben más o menos cuánto tiempo les tomará llegar al final. Y aunque corran casi siempre en carreteras abiertas, con frecuencia la ruta termina en un estadio de fanáticos que los vitorean.

La carrera de la vida es muy diferente porque uno nunca sabe dónde está la meta hasta que en realidad la cruza. Mientras escribo esto, he corrido la carrera de mi vida durante cinco décadas y media. 

No sé dónde ni cuándo llegará a su fin mi carrera, pero me imagino que estoy en algún punto de la segunda mitad de esta. A lo mejor tú te encuentras cerca del punto de arrancada de tu carrera, o quizá estés cerca de la meta, pero sabes que estás en la carrera. Cuando leo que estamos «rodeados de una multitud tan grande de testigos» y que «corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante» (Hebreos 12:1), me imagino corriendo en un estadio lleno con los gigantes de la fe. Sin embargo, a diferencia de la Olimpiada , no estoy entrando al estadio para finalizar la carrera. Estoy a mitad de la carrera para recibir el ánimo de las personas de fe que me están viendo correr. Únete a mí. Tú y yo podemos entrar juntos al estadio. 

Mientras corremos por un tiempo en la pista oval, podemos recibir el brío de la multitud. Nos están inspirando a correr más rápido y con más seguridad, no solo en el estadio, sino también atrás, en la carretera abierta. Y eso servirá para fortalecernos y mantenernos corriendo hasta que el Creador nos diga que hemos terminado. 

Cuando tú y yo entramos al estadio y comenzamos nuestro primer circuito de la pista, vemos a un anciano que se pone de pie para saludarnos. Su rostro está desgastado, sus manos son huesudas y cojea un poco al andar. Es más anciano que cualquier otro ser humano que hayamos visto. Mientras nos acercamos a él, nos sorprendemos al descubrir que se las ingenia para caer junto a nosotros. Se vuelve y nos dice: «Una persona puede marcar la diferencia». Continúa: «Lo sé porque cuando Dios decidió destruir la tierra con agua, hizo un pacto conmigo a fin de que no pereciera la humanidad» (Génesis 8:21). Nos damos cuenta, por supuesto, que es Noé. La Biblia dice que vivió novecientos cincuenta años. Un logro bastante considerable. Sin embargo, es nada comparado a la manera en que disfrutó su vida. Su justicia salvó a la humanidad de la extinción. 

El libro de Génesis explica la condición del mundo durante el tiempo de Noé. Dice: Al ver el Señor que la maldad del ser humano en la tierra era muy grande, y que todos sus pensamientos tendían siempre hacia el mal, se arrepintió de haber hecho al ser humano en la tierra, y le dolió en el corazón. Entonces dijo:«Voy a borrar de la tierra al ser humano que he creado. Y haré lo mismo con los animales, los reptiles y las aves del cielo. ¡Me arrepiento de haberlos creado!» Pero Noé contaba con el favor del Señor. (6:5-8, énfasis añadido) Mientras corremos con Noé, nos da palabras de ánimo que nos muestran cinco maneras en que podemos marcar la diferencia. Dice: 

1. Puedes marcar la diferencia por tu familia 

Viviendo una vida de integridad y obediencia a Dios siempre tendremos el potencial de influir positivamente en otros. No todas las veces lo vemos mientras peleamos la buena batalla, pero ocurre exactamente igual. 

Dios escogió a Noé para construir un arca debido a la manera en que vivía. Por fortuna, su obediencia no solo lo benefició a él. También salvó a su familia. Génesis 7:1 dice: «Entra en el arca con toda tu familia, porque tú eres el único hombre justo que he encontrado en esta generación». Ese familiar tuyo se beneficia más cuando haces lo que es bueno. 

2. Puedes marcar la diferencia por la creación de Dios 
Nunca jamás desempeñará alguien el papel tan especial que representó Noé, pero tú no tienes que ser un Noé para distinguirte en tu mundo. Cada uno de nosotros puede lograr que el lugar en que está sea mejor de como lo encontró. Piensa en la manera que puedes mejorar tu pequeño rincón del mundo. 

3. Puedes marcar la diferencia por las generaciones futuras 
En cierta ocasión, un joven observaba a un hombre que tenía más de ochenta años que estaba sembrando un huerto de manzanos. El anciano amorosa y cuidadosamente preparó el terreno, plantó los diminutos vástagos y les echó agua. Después de estar mirándolo por un rato, el joven dijo:

«Usted no espera que va a comer manzanas de esos árboles, ¿verdad?» 
«No —replicó el anciano—, pero alguien lo hará».

Tus acciones ayudarán a esos que te seguirán. Debido al pacto de Dios con Noé, tenemos la seguridad de que no corremos el riesgo de la destrucción mundial por un diluvio. Los habitantes de la tierra todavía están recibiendo el beneficio que vino de la vida de un hombre justo. Asimismo, tú y yo también podemos beneficiar a las generaciones futuras. Cuando sirves a las personas o influyes en ellas de manera positiva, y las animas a pasar por lo que otras recibieron, creas una cadena de impacto que sobrepasará tu vida. 

4. Puedes marcar la diferencia por Dios 
Con demasiada frecuencia fracasamos en darnos cuenta de nuestra importancia para Dios. Las Escrituras dicen: «El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles» (2 Crónicas 16:9). Dios siempre está buscando a alguien que se ponga en la brecha por él y desea ser colega de las personas que lo aman. 

Ese fue el caso de Noé. Dios se desalentó con la gente que creó. Sin embargo, Noé encontró el favor a los ojos de Dios y dio pie a que se salvara la humanidad. Debido a su relación con Dios, Noé cambió el curso de la historia. 

5. Puedes marcar la diferencia a cualquier edad 
Algunas personas quieren ponerse restricciones de acuerdo con su talento, inteligencia o experiencia. Otras se preocupan por la edad. Sin embargo, para Dios, una persona puede marcar la diferencia, independientemente de las circunstancias o la situación. La edad no significa nada para Dios. Cuando Jesús alimentó a los cinco mil, un muchacho ofreció panes y pescados (Juan 6:1-13). Y en el caso de Noé, cuando comenzó a llover y entró en el arca, ¡tenía seiscientos años de edad! Tú nunca eres demasiado viejo, ni demasiado joven, para marcar la diferencia por Dios. 

Palabras de ánimo de Noé 

Mientras terminamos el circuito de la pista y nos acercamos a la meta de nuestro tiempo juntos, Noé nos da rápidamente unas últimas gemas de sabiduría: 

«No teman destacarse en una multitud. Sé lo que significa quedarse solo. Nadie me animó a seguir a Dios, pero me mantuve firme por él, incluso cuando todos los demás en el mundo adoptaron una postura contraria a la mía. Los que marcan la diferencia son diferentes. No permitan que nadie les cause molestias». 

«No teman hacer algo por primera vez. Era muy raro construir un barco lejos de cualquier mar o río para que pudiera flotar. De modo que, como nunca antes había llovido, nadie se imaginaba siquiera un diluvio. Sin embargo, estaba más preocupado por obedecer a Dios que de que me tomaran por loco. No permitan que las palabras: «¡Eso nunca se ha hecho!» les impidan hacer lo que les pide Dios». 

«Cuando vean un arco iris, recuerden que una sola persona pudo marcar la diferencia. Nunca había visto un arco iris hasta después que terminé lo que Dios me pidió. Colocó el arco iris en el cielo como un pacto para la humanidad de que nunca más destruiría el mundo con agua. La próxima vez que vean un arco iris, piensen en la promesa de Dios para ustedes: ¡Pueden marcar la diferencia!» 


Oración de Noé por nosotros: 

Querido Señor  Por favor, ayuda a mis compañeros de carrera a que comprendan el poder de una sola persona. Háblales acerca de la tarea única. Llámalos a hacerla y dales la voluntad y el poder de seguir a través de ella a fin de que puedan también marcar la diferencia.  Amén Y con eso, Noé tomó su lento modo de andar y se despidió de nosotros. Vimos cómo volvía a su lugar en las gradas y luego notamos que una mujer vino a correr con nosotros

AvanzaPorMas.com


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Crea en el amor de Dios



Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosostros. 1 Juan 4:16

Una vez iba orando por un parque, a lado de una carretera, y le pregunté al Señor: "¿qué quieres que le diga a tu pueblo?" Inmediatamente, las palabras siguientes resonaron en mi espíritu y en mi mente: "Diles cuánto les amo".

Estas palabras estaban tan llenas de amor y compasión que no hay palabras para poder expresarlas. Días después, en lo único que podía pensar era en 1 Juan 4:16: "Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros".

Hemos leído y oído acerca del amor de Dios, pero en realidad creo que muchos de nosotros no hemos creído en él. Si así fuera, todo cambiaría en nosotros y en lo que nos rodea.

Ese amor fue el que llevó a Jesús a dar su vida por nosotros y a sentir los dolores y las debilidades que nosotros sentimos. Ese es el amor que nos dice, aun cuando nos sentimos indignos de él: "Ven a mí y recibe lo que necesites. No te avergüences. Yo he estado ahí. Acécate con confianza al trono de la gracia para que alcances misericordia y encuentres gracia para el oportuno socorro".

Recuerde que Dios le ama tanto que le ha dado todo lo que tiene: la sanidad, la sabiduría, las riquezas y toda la fuerza que pueda necesitar.

"Pero ¿y mi terrible pasado?", dirá usted. Pues, para eso está la misericordia de Dios, la cual ha borrado su pasado y ha cubierto todo pecado y error que ha cometido. Lo único que tiene que hacer ahora es creer y recibir su amor.

Qué pena que la gente tenga que sufrir a manos de la enfermedad, de los males y de cada cosa maldita sólo porque no pueden creer en el amor que Dios tiene por ellos. No deje que eso le suceda. Aprenda a creer en el amor.

Crea en el amor que Dios le tiene, ya ha sido dado en la sangre de Jesús.

Crea en el amor, ya ha sido dado en el Nombre de Jesús.

Crea en el amor, ya ha sido dado en la Palabra de Dios.

Medite en el versículo antes citado y repítaselo todo el día: "Creo en el amor que Jesús tiene para conmigo". Una vez que penetre su corazón, usted jamás será el mismo.

Escritura Devocional para leer:
1 Juan 4:16
Texto Devocional Bíblico:
Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosostros.


http://www.devocionalescristianos.org/

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

El hombre mas humilde del mundo




"Porque Jehová tiene contentamiento en su pueblo; hermoseará a los humildes con la salvación" (Salmo 149:4).
HABÍA UNA VEZ un pueblo en el qu

e alguien sugirió que se reconociera de ma­nera especial a la persona más humilde. La población era pequeña y todos se co­nocían, por lo que decidieron que alguien fuera puerta por puerta y preguntara a los vecinos quién ellos creían que era la persona más humilde del lugar. De modo que uno fue puerta por puerta por toda la población y la respuesta fue unánime: casi todos votaron por la misma persona. Por tanto, decidieron que honrarían al hombre otorgándole una distinción especial; una banda en la que se leía: "Al hombre más humilde del pueblo".
Prepararon la cinta y eligieron una fecha para que el alcaide hiciera entrega de la distinción en el salón de actos de la escuela secundaria. Diríase que todos los lugareños asistieron al acto.
La orquesta de la escuela secundaria tocó una música. Cuando el alcalde hubo pronunciado su discurso en reconocimiento a tan especial ciudadano, pidieron al hombre que subiera al estrado para hacerle entrega de la banda distintiva. El pú­blico se puso en pie y estalló en una cerrada ovación.
A! día siguiente, el alcalde tuvo que retirarle la banda… ¡porque el hombre todavía la llevaba puesta! Una persona humilde de verdad no lo habría hecho.
Por supuesto esta historia no es más que una parábola; pero la lección es clara: El que es verdaderamente humilde no se jacta de ello porque, al hacerlo, deja de ser humilde.


http://reflexiones-cristianas.org


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

¡NO PUEDO TENER HIJOS!

no puedo tener hijos

«Tú, mujer estéril que nunca has dado a luz, ¡grita de alegría! Tú, que nunca tuviste dolores de parto, ¡prorrumpe en canciones y grita con júbilo! Porque más hijos que la casada tendrá la desamparada” 
Isaías 54:1

Inés y Ernesto se casaron y a su boda acudió casi toda la iglesia. Todos estaban muy felices por la unión de los dos jóvenes, que eran muy activos en la congregación y muy queridos por todos. Y así, pasaron a formar parte de los matrimonios, llegando a ser líderes poco después. Pero pasaba el tiempo y “la cigüeña” no hacía acto de presencia en el hogar de la feliz pareja. Todos los demás matrimonios tenían hijos, por lo que no faltaba alguien que les hiciera la pregunta de rigor: “¿Y ustedes cuándo?”, cosa que incomodaba y afligía mucho a Inés. Ella tenía fe, pero se preguntaba lo mismo: ¿cuándo? Más de una vez, Ernesto tuvo que consolarla y secar sus lágrimas por esta causa. Entonces, decidieron acudir con un especialista, para saber qué estaba pasando.
El día que estuvieron listos los estudios que les habían mandado a hacer, esperaban ansiosos al doctor para que les comunicara los resultados. Cuando éste llegó, se sentó frente a ellos y les dijo:
– Muchachos, no les tengo buenas noticias- Inés sintió que su corazón se aceleró, pero su cuerpo entero parecía haberse congelado. No se atrevió ni siquiera a mirar a Ernesto- entonces el médico continuó y después de unas explicaciones científicas, anunció:
– Inés, lo siento mucho, usted no podrá tener hijos- Había sido la frase más cruel que le habían dicho nunca. Ernesto la abrazó y dijo:
– No te preocupes, tú sabes que para Dios no hay nada imposible- lo dijo con tal seguridad, que le transmitió mucha paz a Inés y dejó de llorar. El médico sugirió algunos métodos artificiales, pero los dos los rechazaron, le dieron las gracias y se encaminaron hacia la salida.
Esa noche después de cenar, Ernesto le dijo a Inés:
¿Quieres mucho un niño, verdad amor? Yo también lo quiero, pero debemos ser pacientes, será cuando Él quiera. Hay que esperar en Él, sin desesperarnos…Cuando la ciencia dice no, Él dice sí, si quiere. Inés respondió:
– Pero ¿cómo sabremos si Él quiere dárnoslo? ¿Y si no quiere?
– No empieces a hacerte conjeturas mi amor, no hagas caso de tu mente, sino de tu corazón, ¿qué te dice tu corazón?
– Que Dios es bueno y tendrá compasión de nosotros y que no hay nada imposible para Él.
– ¡Eso es! El siempre escucha a los que lo aman. Debemos aprender a esperar en Él, a dejarlo todo en Sus manos y al hacer esto, tenemos que olvidarnos de que esto es un problema, ya no lo veremos como tal, porque tiene solución y esa solución está en las manos de Dios, ¿no es eso una tremenda ventaja?
– Así es mi amor, ¡la mejor!
Esta es la actitud que deben tener las parejas que no pueden tener hijos. Cuando hay fe, hay esperanza. Cuando las cosas se dejan en manos de Dios, con la absoluta certeza de que Él tiene el poder para cambiarlas, entonces suceden milagros. Si decimos que depositamos nuestra carga en Él y continuamos preocupadas, entonces no estamos siendo honestas con Él, porque esa carga aún la soportamos nosotras.
En la Biblia podemos encontrar los casos de varias mujeres estériles a quienes Dios les dio la capacidad de concebir y lo sigue haciendo hoy en día, pero Dios tiene un plan para la vida de cada uno de nosotros, no hay que desesperar si no viene lo que esperamos, hay que recordar que siempre Sus planes son mejores que los nuestros y suceda lo que suceda, va a ser por Su voluntad y Él nunca se equivoca.

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego,
presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.” Filipenses 4:6

Escrito por: Angélica García Sch.
fuente: www.mujerescristianas.org


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

La Confirmación de Dios



"He aquí vienen días, dice Jehová, en que yo confirmaré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Jehová." Jeremías 33:14

En medio de la deportación, la situación personal de cada israelita era crítica. Estaban viviendo como esclavos en otro país, no entendían el idioma, obligados a servir contra su voluntad a otros amos. Y para colmo, sabiendo que lo que estaban sufriendo era consecuencia de sus malas decisiones. Ellos no podían echarle la culpa a nadie por sus problemas.

Era una situación muy angustiante y complicada y no tenían esperanza de solucionarla en el corto plazo. Es angustiante padecer una realidad triste que no tiene solución. Desanima, nos hace bajar los brazos, nos saca las ganas de vivir. Deprime pensar en vivir cada día con semejante peso sobre los hombros.

Tal vez nunca te pasó, pero si lo padeciste, tal vez puedas comprender como se sentían aquellos israelitas en el exilio. Desmotivados, agotados y vencidos. Si sufriste o estas sufriendo una situación similar y tu realidad cotidiana es triste o devastadora, Jeremías tiene para nosotros un gran alivio de parte de Dios.

Los israelitas no merecían la bendición de Dios, sino su castigo. Al igual que nosotros, sus actos y pecados los habían alejado de la comunión con Dios y su orgullo los había hecho caer por la pendiente de sus propios caminos. Sin embargo, la Gracia de Dios se sigue manifestando. Y para ellos Jeremías les confirma que Dios, que es justo y que es amor, les garantiza la restauración.

Para su peor momento de depresión, Dios les recuerda que su promesa de regresar a casa estaba confirmada, que su deseo de volver a estar en Jerusalén iba a ser cumplido, que Dios seguía teniendo el control y que luego de un tiempo de tribulación, Él les daría descanso. Y la promesa de Dios y la garantía de quien la aseguraba, los alentó. Su realidad seguí igual, pero su confianza era distinta. Ahora podían descansar por saber que Dios les confirmaba que su Gracia seguía vigente.

¿Tenés las mismas dudas que ellos, te cuesta enfrentar tu realidad cotidiana, te angustia tu presente? Dios sigue teniendo el control. Él es quien te cuida, te sostiene, te guarda y te ama. Y Dios te confirma que su promesa sigue vigente: Él prometió estar con vos todos los días hasta el fin del mundo.

REFLEXIÓN – Está confirmado.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

"He aquí vienen días, dice Jehová, en que yo confirmaré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Jehová." Jeremías 33:14

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

La Gracia de Dios que recibimos



"…RECIBIMOS TODOS… GRACIA SOBRE GRACIA" (Juan 1:16)

La gracia de Dios nos es dada libre y claramente, sin condiciones. De hecho, Dios es más tolerante y menos crítico de lo que muchos de nosotros somos. No lo merecíamos, pero puesto que pertenecemos a Cristo "de su abundancia, todos hemos recibido una bendición inmerecida tras otra" (Juan 1:16 Nueva Traducción Viviente).

Richard J. Neuhaus comenta: "El Evangelio de la Gracia de Dios a veces se "vende" de forma moralizante y legalista, lo cual es una herejía encubierta. Los que reciben esa doctrina moralista quedan desilusioniados y se enojan porque no han recibido lo que en principio no tenían derecho a esperar."

Cuando entiendas la gracia en toda su profundidad:

1) Valorarás mucho más los regalos que Dios te ha dado –cosas como la salvación y el perdón, el regalo de la vida, la salud, la risa, la música, la belleza y las amistades.

2) Serás menos crítico y te preocupará menos lo que hagan los demás. Cuando te mueves en la libertad que te otorga la gracia, no te importará dejar que otras personas se tracen su propio camino y tomen decisiones con las que tú no estés de acuerdo.

3) Te harás más tolerante y menos crítico. En lugar de fijarte en apariencias basadas en un comportamiento religioso, buscarás la autenticidad y el amor genuino de Dios.

4) Crecerás espiritualmente. David dijo: "Me sacó a lugar espacioso…" (Salmo 18:19). La gracia expande tus horizontes para que no tengas que regresar nunca adonde estabas.

"…RECIBIMOS TODOS… GRACIA SOBRE GRACIA" (Juan 1:16)


http://www.devocionalescristianos.org/


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Como la Tortuga


"… yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia" (Juan 10:10).

Un pequeño niño se admiró al ver una tortuga andando aún después de tener la cabeza cortada. Su padre le dijo: "La tortuga está muerta, pero no sabe de eso". Podemos también preguntarnos,  algunos de nosotros somos así como la tortuga. Sería bueno si, de vez en cuando, tomásemos nuestra pulsación espiritual para saber si aún estamos vivos.

Cuando Cristo entra en nuestros corazones, una alegría nos invade y sentimos que nuestra vida es verdaderamente abundante. Todo cuanto hacemos nos trae satisfacción, percibimos la belleza de las cosas creadas por Dios, los defectos de las personas parecen desaparecer, un cántico de regocijo mueve nuestros días en cualquier circunstancia.

De una cosa tenemos plena certeza: ¡estamos vivos!

Pero, muchos de nosotros, a lo largo del tiempo y con el venir de luchas y enfados, empezamos a enfriarnos. El coloreado de las cosas va se apagando, el placer de servir ya no es más marcante, la alabanza constante empieza a dar lugar a quejas y murmuraciones, y ya no tenemos más certeza de que estamos, realmente, vivos.

Todo nos disgusta, las situaciones nos acongojan, la sonrisa de los amigos nos enoja, nos escondemos de todos y de nosotros mismos. Caminamos, como la tortuga, y ni nos damos cuenta de que estamos muertos espiritualmente.

Pero, la tortuga andará solo algunos pasos y no vivirá más, y nosotros, podemos dejar que, nuevamente, Jesus, la Cabeza del cuerpo, vuelva a darnos la vida con el gozo de antes.

Si usted se siente sin vida, deje a la Vida hacerle revivir. Si usted siente falta de paz, de esperanza, de fuerzas y de alegría, entregue su vida al único que puede  transformarnos y nos llenar de plena felicidad.

Esté vivo… ¡Jesus es Vida!


http://www.devocionalescristianos.org/

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

¡El Misterio Revelado!

> Romanos 16:25c
>
> ... según la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos...
>
> Pensamientos del Día:
>
> Mi hija de diez años, Amanda, justo puso fin a un misterio de "Nancy Drew". Nancy es una detective adolescente ficticia, que en este caso, solucionó la desaparición desconcertante de un mobiliario antiguo valioso. Como la mayoría de los misterios buenos, el último capítulo contenía "la revelación", en la cual todas las preguntas antes sin límites determinados fueron contestadas con esmero, los culpables detenidos, y el misterio solucionado.
>
> En nuestro pasaje de hoy, Pablo nos dice que Jesús es "la revelación del misterio que se ha mantenido oculto desde tiempos eternos..." Él solo satisface todas las preguntas antes hechas en la Escritura en cuanto al Mesías. Por ejemplo, en Lucas 20:41-44, Jesús preguntó a los profesores de la Ley, "¿Cómo dicen que el Cristo es hijo de David? pues el mismo David dice en el libro de los Salmos: "Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies " David, pues, lo llama Señor; ¿cómo entonces es su hijo?" Ahora sabemos que la respuesta por supuesto es Jesús, que no es solamente 100 % humano (de la línea ancestral de David), sino también 100 % Dios. Jesús solo es la revelación divina del misterio.
>
> En su libro titulado "la Ciencia Habla, la Prueba Científica de la Exactitud de la Profecía y la Biblia," dos matemáticos estimaron la probabilidad de que una persona satisfaga sólo ocho de las más de trescientas profecías en cuanto al Mesías. Las probabilidades: 1 en 100 000 000 000 000 000. Si usted alguna vez tuviera alguna duda de Jesús, esta información debería ser seguramente consoladora.
>
> Preguntas para Reflexionar:
>
> ¿Todavía busca usted respuestas? La Biblia nos dice que solo Jesús es la solución. Vaya a Él ahora. Juan 10:10: "El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia."

>
> © 2016 La Liga del Testamento de Bolsillo.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Puedes vivir una vida cristiana de victoria


> "NO [OS PERMITÁIS] PENSAR EN FORMAS DE COMPLACER LOS MALOS DESEOS" (Romanos 13:14 NTV)
>
> Si quieres tomarte en serio el vivir una vida cristiana de victoria, debes hacer estas tres cosas: 
>
> 1) Quemar los puentes que conectan con tu anterior estilo de vida. Cualquier conexión que te niegues a cortar le proporciona a satanás una invitación y una puerta para volver a entrar a tu vida. Los nuevos creyentes en Éfeso hicieron algo radical: llevaron todos sus libros de brujería y pornografía y los quemaron en público. No fueron blandengues ni aceptaron las medias tintas; ¡estaban comprometidos! Vivían al pie de la letra el "no [permitirse] pensar en formas de complacer los malos deseos" (Romanos 13:14 NTV). 
>
> 2) Considerar la oración como lo más importante. La oración establece un escudo de protección divina alrededor de ti; no empieces tu día sin él. Jesús dijo: "Velad y orad para que no entréis en tentación" (Mateo 26:41). A menos que reconozcas tu vulnerabilidad ante el pecado no orarás para evitarlo, y acabarás siendo derrotado. El arma más efectiva que el enemigo utiliza contra ti eres tú. Tu vieja naturaleza debe ser crucificada cada día y eso se hace con la oración. 
>
> 3) Llenar tu mente con la Palabra de Dios. Jesús dijo: "No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mateo 4:4). Satanás intentó tres veces hacer caer a Jesús en la tentación y en cada ocasión este respondió: "Escrito está" (Mateo 4:4, 7, 10). Después del tercer intento, el diablo se rindió y lo dejó. ¿Por qué? Porque él no puede prevalecer contra ti si conoces la Palabra de Dios y te mantienes firme en ella. Así que ten lista tu armadura de "escrito está". Edifícate en la Palabra de Dios antes de que llegue el ataque.
>
> Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halli

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Dejando la ropa de prisionero


"Joaquín dejó su ropa de prisionero, y por el resto de su vida comió a la mesa del rey." 

Jeremías 52:33 (Nueva Versión Internacional)

Joaquín fue el último rey de la dinastía del reino de Judá. Ante el poderío de Nabucodonosor no le quedó otra opción que entregarse, pues el juicio de Dios ya había sido dado sobre él y su pueblo (Reyes 24:8-17). Él vivió la época donde el templo del Dios Altísimo fue usurpado por enemigos y la muralla de Jerusalén derribada. Joaquín fue sentenciado a prisión y su tío fungió como rey de la ciudad de Judá. Pasaron los años y cuando Evil Merodac subió al trono en Babilonia, él mandó sacar de su prisión a Joaquín. Se entiende que Dios le tuvo misericordia, no mirando su pecado y lo sacó de su cautiverio. Durante el resto de su vida comió a la mesa del rey, y éste le dio una pensión diaria, dándole una posición más alta que a otros reyes de Babilonia. Joaquín dejó su ropa de prisionero y volvió a tomar su identidad de rey.

¿Y qué no es eso lo que hizo Jesús con nosotros? Él no miró nuestra iniquidad, perdonó toda transgresión realizada por nosotros o nuestros antepasados. Nos sacó de nuestra prisión para darnos vestiduras de reyes y sacerdotes. Por Su sacrificio nos permite sentarnos día a día a la mesa del Rey de Reyes. Para comer Su palabra y estar en Su presencia

Querido hermano(a) Jesús quitó de ti los harapos de esclavo que vestías: tu pecado. Dios ya no mira en ti a aquel que estuvo en prisión, sino a un rey que fue liberado de su cautiverio. Reconoce Su favor todos los días de tu vida, aborrece todo lo que te recuerde tu prisión. Y ama todo lo que ama Jesús, quien te devolvió tu linaje.

Todos los días tienes el enorme privilegio de sentarte a la mesa de Dios, tu Padre, y de gozarte con él. Hazlo.

Eres alguien con linaje real, vive honrando a tu Rey. Mantén un corazón agradecido a Jesús, que un día te sacó de tu prisión y echó al abismo tus viejos harapos, para darte una túnica real. Honra a Dios con tu agradecimiento, sentándote a su mesa todos los días y disfrutando todo lo que Él te ha dado. Comenzando por Su presencia.

Vive tu realeza.

 

Autor: Richy Esparza

Escrito originalmente para www.devocionaldiario.com

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Cuando la bendición se convierte en ídolo


Hace unos días escuché un mensaje de esos que te llegan muy a lo profundo del corazón. Quise compartirlo con nuestros amados lectores, ya que es también una experiencia por la que ha pasado quien esto escribe. Dicho sermón abarcaba unos cuantos temas, pero uno de ellos me tocó de una manera muy particular y es el que da título al presente devocional.

Nunca me hubiera imaginado que una bendición de Dios podía ser transformada en ídolo.

Carlos, obrero de muchos años en las lides del Señor y pilar en esa congregación; que dicho sea de paso, ha sido de mucha bendición para mí y mi familia;  hablaba de cómo su amada nietita le inspiraba, le daba fuerzas para continuar a pesar del cansancio y las dificultades. Esa niñita era su "motor" de vida. Un día enfermó gravemente a raíz de una reacción alérgica producida por la administración de una vacuna. Carlos vio entonces literalmente desplomarse toda su vida. La pequeña estuvo grave hasta que por fin, se dieron cuenta de cuál había sido el error: "Dios es celoso", le comentó su esposa. Esa pequeñita había acaparado prácticamente toda la atención, motivos de vida y ministerio; se había convertido en el centro de su vida… cuando ese lugar le pertenece única y exclusivamente a Dios. Había hecho de un milagro de Dios, un objeto de adoración.

Me impactó tanto lo que estaba diciendo este amado hermano, que rápidamente tomé mi Biblia y me adelanté varias filas más cerca del púlpito para poder escuchar mejor.

Semejante mensaje no pudo haber llegado a mi vida en un momento más oportuno. Hace unas semanas, escribí "Derribando los altares de Baal"; de cómo quien esto escribe había usado tiempos, herramientas y talentos que Dios me ha dado para mi ministerio, en actividades y contenidos que en realidad me alejaban de El. Aún no he terminado de derribar todos los altares. Todavía quedan algunos. Pero hoy cuando pasamos tan malos momentos, cuando todo lo que edifiqué literalmente se está desplomando, cuando mi vida parece estar llegando a un callejón sin salida; a raíz de este mensaje descubro que había en nuestras vidas un ídolo mucho más grande que todos los otros juntos… nuestra propia hija.

Ella había llegado a nuestras vidas en forma providencial, milagrosa; absolutamente en contra de todo lo predecible. Contra viento y marea ella está aquí. Esa niñita se convirtió en mi "cable a tierra", motivo de inspiración, centro de atención y adoración. Seguramente ya lo habrán notado a través de mis escritos en los que menciono algunas de sus travesuras o anécdotas con ella. Pero hoy caigo en la cuenta de que durante todos estos años, hemos estado convirtiendo el milagro de Dios en un altar de adoración, cuando ese lugar le corresponde única y exclusivamente a Nuestro Amado Señor.

Y es que muchas veces, la bendición es tan grande o tan largamente esperada, que se nos escapa el "detalle" de que no es el objeto de adoración, sino Dios, quien abrió las puertas de los cielos para que su lluvia de bendición sobreabunde.

Y el mismo Dios de paz os santifique por completo;  y todo vuestro ser,  espíritu,  alma y cuerpo,  sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.

(1 Tesalonicenses 5:23 RV60)

Autor: Luis Caccia Guerra

Escrito para www.devocionaldiario.com

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

..:. opciones .:..



Jesús dijo: El que ama su vida, la perderá; pero el que desprecia su vida en este mundo, la conservará para la vida eterna.

Juan 12:25

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

..:. creatividad .:..

Un cántico de alabanza: Tú fuiste quien formó todo mi cuerpo; tú me formaste en el vientre de mi madre. Te alabo porque estoy maravillado, porque es maravilloso lo que has hecho. ¡De ello estoy bien convencido!

Salmos 139: 13-14 DHH © SBU/SBE 2002

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Usa tus mejores facultades para dirigir



"YO SOY EL SEÑOR, DIOS TUYO, QUE TE ENSEÑA PARA TU PROVECHO..."

(Isaías 48-17)

 

En caso de que te estés preguntando si Dios quiere que prosperes, la respuesta es un "¡sí!" rotundo. Él les dijo a los israelitas: "Yo soy el Señor, Dios tuyo, que te enseña para tu provecho, que te encamina por el camino que debes seguir" (Isaías 48:17). Pero sólo triunfarás si sabes cómo hacer bien las cosas y así las haces. Toda empresa y todo ministerio crecerán sólo en la medida en la que crezcan sus dirigentes. Es increíble cuánto tiempo, dinero y energía gastamos en cosas que no generan crecimiento. Los logos, el sitio web, los folletos y los eslóganes son importantes, pero nunca contrarrestarán la debilidad de un equipo directivo incompetente. Entonces, ¿qué deberías hacer? Si sabes que estás andando conforme a la voluntad de Dios y que tu vida personal está en orden, las claves del éxito son dos: el orden de prioridades y la concentración.


Un conocido pastor y dirigente empresarial ofrece las siguientes pautas: 

1) Dedica el 70 por ciento de tu energía a desarrollar tus puntos fuertes.
Los líderes eficientes que alcanzan su potencial pasan mucho más tiempo en lo que hacen bien que en otras cosas donde no son tan buenos. 

2) Dedica  el 25 por ciento a la innovación.
Si quieres mejorar, tienes que seguir cambiando y perfeccionándote. Eso significa abrirte a nuevas áreas. Si dedicas tiempo a cosas nuevas relacionadas con tus mejores facultades, crecerás como dirigente. 

3) Dedica el 5 por ciento a áreas débiles.
Nadie puede evitar por completo trabajar en sus áreas débiles  (aquí no estamos hablando de pecados o de debilidades de carácter, las cuales deben ser tratadas). La clave está en delegar lo que no se nos da muy bien a aquellos más capaces. Así podrás concentrarte en las áreas donde ejerzas con las mejores facultades que Dios te dio.

 

Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

¿Qué compañía prefieres?



"AL QUEDAR LIBRES... VOLVIERON A LOS SUYOS" (Efesios 4:15 CST)

 

Todos tenemos nuestra "compañía". Es donde más a gusto nos sentimos, adonde tendemos a acudir cuando se nos da a elegir. El gran maestro bíblico A. W. Tozer comentó: 'Lo importante de un hombre no es adónde va cuando se le obliga, sino adónde va cuando es libre de elegir adónde ir'. Los apóstoles fueron a la cárcel por obligación, pero cuando les dieron libertad, eligieron volver a "...los suyos", a creyentes que oraban. ¡Qué revelador! Son las decisiones importantes (y no las obligaciones) las que revelan nuestro verdadero carácter.


Veamos una ilustración de la vida real. Te ausentas de la iglesia un domingo. ¿Dónde estás? Si has tenido una operación, tu ausencia revela que estás enfermo y obligado a perderte el servicio. Sin embargo, si estás jugando al golf, eso dice mucho de ti. Suponiendo que no estés disfrutando de unas merecidas vacaciones, está claro que escogiste saltarte la iglesia a favor de "los tuyos", tus compañeros golfistas. ¿Se ha vuelto una costumbre para ti elegir jugar antes que orar? Si es así, podrías estar cerca de "... [dejar de congregarte], como algunos tienen por costumbre..." (Hebreos 10:25). Las costumbres no son producto  de una decisión, sino de repetidas elecciones que acaban volviéndose un comportamiento normal. ¿Cómo puedes evaluar tu auténtica situación espiritual? Por las compañías que frecuentas y las decisiones que tomas. Cuando estás libre, ¿adónde eliges ir? ¿Qué compañía prefieres?



Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday



  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Quitarnos la Camisa de nuestra espalda: la Ofrenda de Generosidad

Romanos 12:8b

el que reparte, con generosidad...

Pensamientos del Día:

Hace unas semanas, nuestro comité de finanzas de la iglesia analizaba cómo podríamos tratar con un problema de aparcamiento (el resultado del incremento de la asistencia). Una de las ideas lanzadas fue un puente de acero a y desde un terreno cercano. Por supuesto tendríamos que observar el costo de hacerlo, y cómo podría ajustarse a nuestro presupuesto corriente. Hasta que el pastor de nuestra iglesia dijo, "yo tuve recientemente una familia que ofrece proporcionar apoyo financiero para solucionar nuestro problema de aparcamiento. Su ofrenda nos alcanzaría al menos durante este año - si decidiéramos hacer el puente aéreo - pero primero oremos y busquemos la voluntad de Dios en esto." Paramos entonces y pedimos a Dios Su dirección y solución, agradeciéndole Su provisión como expresaba la ofrenda generosa de la familia.

La ofrenda de generosidad opera justamente de esta forma - aquellos con el regalo ven una necesidad e inmediatamente piensan en una solución financiera o materialmente práctica. En el ejemplo anterior, la familia vio un problema de aparcamiento y ofreció el apoyo financiero específico para solucionar el problema. Sin embargo, hay quienes hacen su ofrenda complicada y con demasiadas restricciones. En nuestro pasaje hoy, Pablo nos dice que si tenemos esta ofrenda deberíamos ejercerla simplemente. No deberíamos poner muchas condiciones o reglas para ir junto con la ofrenda - sólo darla.

Habiendo estado en medio de la iglesia la mayor parte de mi vida también he visto mucha ofrenda ostentosa. En una iglesia que asistí, pareció como si cada edificio, acera, banco, mesa, o banco fueran grabados con el nombre de alguien. Jesús instruye en Mateo 6:2: "Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa." No sé si Jesús usaba una forma retórica o realmente había trompetas y las bandas solían anunciar ofrendas hechas al templo. Independientemente de esto, algunas personas hasta hoy tienen un modo tan grandioso de dar que tratan de llamar la atención de todo el mundo hacia su ofrenda. Jesús dijo, aquellos que hacen esto realmente ya recibieron su recompensa.

En uno de mis viajes de misiones a Nepal, un hombre en nuestro grupo dio a uno de los guías sus lentes de sol muy caros y al otro una chaqueta favorita. Alguien le preguntó, "¿Por qué?" Su respuesta, "porque ellos necesitan esas cosas más que yo." Esa es la ofrenda simple de la que Pablo habla en nuestro pasaje hoy - aun si es literalmente quitarse la camisa de nuestra propia espalda (o las cosas de nuestra mochila).

Preguntas para Reflexionar:

¿Tiene usted el regalo de dar? La práctica perfecciona. Pida a Dios que le dé este regalo. Los regalos no tienen que ser grandes o célebres. A veces el regalo más pequeño es el mejor de todos. ¿Cuál es la condición de su corazón? Pruebe su generosidad.


La Liga del Testamento de Bolsillo

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Entendiendo la Cadena de Mando: el Don del Liderazgo

Romanos 12:8c

"el que preside, con solicitud..."

Pensamientos del Día:

Hago muchas consultas en gestión y desarrollo de liderazgo. Una de mis cosas favoritas para decir es: "si usted está haciendo su trabajo correctamente debería ser bastante aburrido - al menos cuando se mide por el número de crisis y catástrofes a solucionar." Vemos que el liderazgo es reconocimiento y anticipación a los problemas antes de que ocurran, no reaccionando cuando es demasiado tarde. Mire la tragedia del Titanic por ejemplo. ¿El liderazgo y coraje del capitán se demostró yendo a la parte baja del barco mientras la banda tocaba (versión teatral)? ¿O habría sido todo mejor si los icebergs y la calamidad consiguiente se hubieran evitado totalmente? Los naufragios pueden ser emocionantes y también proporcionar oportunidades para los líderes de brillar salvando vidas. Por otra parte, la navegación tranquila a través del Atlántico podría ser aburrida para unos, pero seguramente es mucho más productiva y coloca a mucho menos personas en el peligro. ¿Cuál piensa usted que es la intención de Dios para su vida? ¿Y para la iglesia?

Pablo nos dice que el liderazgo debe realizarse "diligentemente". Esto viene de la palabra griega spoude y significa "la seriedad al acometer algo, estimular, o esfuerzo después de todo."¿en qué debe el líder esforzarse después de todo? Ningún hombre puede ejercer realmente el liderazgo sobre otros a menos que él esté consciente del hecho que él mismo es gobernado. Cuando el Centurion solicitó a Jesús que sanara a su criado en Lucas 7:8, él dijo, "pues también yo soy hombre puesto bajo autoridad, y tengo soldados bajo mis órdenes, y digo a este: "Ve", y va; y al otro: "Ven", y viene; y a mi siervo: "Haz esto", y lo hace." En otras palabras, él dijo a Jesús, "Usted no tiene que venir, entiendo la cadena de mando. Tengo a aquellos por encima de mí, pero también tengo a otros por debajo de mí. Estoy en una cadena de autoridad y puedo decir que sé de qué se trata la autoridad."

La Biblia establece muchas cadenas de mando o niveles de autoridad. Pero Dios está siempre encima. A menos que un hombre sea consciente de que él es gobernado por Dios, es responsable ante Dios, y que tendrá que rendir cuentas a Dios, ese hombre no está apto para dirigir. Cuando se le da autoridad a cualquiera que no es gobernado por Dios, ellos tomarán ventaja pronto, cometerán errores, y pervertirán la autoridad para su propio beneficio. La crisis y la catástrofe serán la norma. Ningún hombre puede gobernar si no quien es gobernado - entendiendo esto, la pregunta del líder debería ser: " ¿quién o qué está gobernando mis decisiones? ¿Es mi ego o deseo de ser necesario? ¿Podría ser la ambición egoísta? ¿Descuido mis responsabilidades y la autoridad que Dios me ha dado?" Cualquier líder que no gobierna diligentemente y consciente de que, "soy responsable ante Uno que es más alto que yo, y rendiré cuentas a Él en última instancia," no es adecuado para gobernar. 2 Samuel 23:3: ""Habrá un justo que gobierne entre los hombres, que gobierne en el temor de Dios."

Preguntas para Reflexionar:

Hace unos años dediqué mi negocio al Señor. Comencé diligentemente a buscar Su voluntad y dirección en mi vida de trabajo (no sólo en mi vida personal). Apliqué este principio del cual hemos estado hablando hoy - estoy simplemente en la cadena de mando con Dios encima. Pronto mi trabajo se hizo un poco aburrido. Ya no era yo corriendo de apagafuegos, siempre en gran demanda y necesidad. ¿Por qué? Porque había muy pocas crisis. El Señor tenía ahora el control y esta no es la única manera en que Él actuó. El negocio se hizo cien veces más estable y exitoso. Y yo tenía mucho más tiempo libre en mis manos. Dar se hizo mucho más fácil cuando aprendí como Él quería que yo le sirviera de otras maneras. ¿Quién conduce su vida? ¿Lo hace Usted, o el Señor? ¿Hubo muchas emergencias recientes o desastres? Usted podría querer tomar una mirada más de cerca a su propia diligencia y preparación. ¿Le está permitiendo a Dios dirigir?


La Liga del Testamento de Bolsillo

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

No te jactes



"...POR LA GRACIA DE DIOS SOY LO QUE SOY; Y SU GRACIA NO HA SIDO EN VANO PARA CONMIGO..." (1 Corintios 15:10)

 

Si tienes la bendición de que te ha ido bien en la vida, lee estas palabras de Pablo y hazlas tuyas: "...Por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo..." (1 Corintios 15:10). Todo lo bueno que tienes ahora y todo lo que tendrás en el futuro viene de Dios. ¡Nunca lo olvides! A lo mejor piensas: 'Un momento, trabajé muy duro para llegar aquí. ¿No merezco que se me reconozca?' Sí; la Biblia dice: "Pagad a todos lo que debéis... al que respeto, respeto; al que honra, honra" (Romanos 13:7). Pero el elogio en sí es peligroso. El cuerpo humano es un ejemplo increíble de reacción química: si le das una palmadita a alguien en la espalda, su cabeza empieza a agrandarse. Alguien comentó: "Los elogios son como el perfume; si lo bebes, te matará". Por eso Pablo nos da esta recomendación tan apropiada: "... ¿Y qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías...?" (1 Corintios 4:7).

                 
Un día el rey Nabucodonosor se sintió tan importante que presumió  diciendo: "¡Qué grande es Babilonia! ¡Yo fui quien la hizo grande y hermosa, para mostrar mi poder a todo el mundo!"  (Daniel 4:30 TLA). Pero Dios interrumpió ese momento de arrogancia y le despojó de su reino, de su cordura y el rey acabó viviendo como un animal salvaje. Solamente después de arrepentirse y de reconocer que Dios reinaba sobre todo, Él le devolvió la cordura y el reino. Corregido, humillado y con conocimiento de la verdad, se arrodilló y confesó: "...Yo, Nabucodonosor, alcé mis ojos al cielo y mi razón me fue devuelta; bendije al Altísimo, y alabé y glorifiqué al que vive para siempre..." (Daniel 4:34). La jactancia es una especie de locura; ¡no te jactes!

 

 

Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Si eres temeroso de Dios, tus hijos te imitarán



"...PARA QUE INSTRUYA A SUS HIJOS..." (Génesis 18:19 NVI)

 

Refiriéndose a Abraham Dios dijo: "Yo lo he elegido para que instruya a sus hijos y a su familia, a fin de que se mantengan en el camino del Señor..."  (Génesis 18:19 NVI). ¿Puede decir lo mismo de ti? Si te propones levantar hijos temerosos de Dios, Él te hace en parte responsable. Si quieres que las verdades importantes les entren por un oído y les salgan por otro enséñales algo que no cumples. No es que tus hijos estén siendo difíciles, es que sencillamente te están observando de cerca. Si tus acciones demuestran que lo que enseñas no concuerda con tu comportamiento, ellos tampoco tendrán en cuenta tus consejos. Y no les puedes culpar. Si te dedicas a buscar cosas materiales, ellos también lo harán. Pero si tu propósito es servir al Señor, también ellos serán atraídos por Él.

                 
¿Quieres disfrutar de una vida larga y feliz? Transmite las enseñanzas de Dios a tus hijos, y a tus nietos (Deuteronomio 6:2). Asegúrate de que tu amor por el Señor ocupe el primer lugar: "Amarás a Jehová, tu Dios, de todo tu corazón, de toda tu alma y con todas tus fuerzas" (Deuteronomio 6:5). Eso no debería sorprenderte. Cuando tu estilo de vida es un reflejo del amor por Cristo, Él también atraerá a tus hijos más que ninguna otra cosa en esta tierra. ¿Te ven tus hijos leer la Biblia? ¿Discutes verdades con ellos abiertamente y de forma amena? Cuando se cuestionan ciertos comportamientos y valores, ¿les llevas a las Escrituras para encontrar respuesta? Todo eso es de primordial importancia porque la Biblia nos narra: "...La generación que se levantó después no conocía al Señor..."  (Jueces 2:10). Para levantar hijos temerosos de Dios tienes que enseñarles los principios cristianos y practicarlos tú mismo primero.

 


Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Iones negativos




"DIRIGE A TUS HIJOS POR EL CAMINO CORRECTO, Y CUANDO SEAN MAYORES, NO LO ABANDONARÁN" (Proverbios 22:6 NTV)

 

A veces educar a hijos adolescentes puede parecer cómo enviar a un astronauta al espacio. En las primeras sondas espaciales lanzadas desde el Cabo Cañaveral en la década de 1960, había gran preocupación por la seguridad de los astronautas. En el trayecto más peligroso del viaje, los iones negativos se acumulaban alrededor de la capa protectora de la nave e interferían con la conexión de radio durante unos siete minutos. ¡Siete minutos que se hacían eternos! Por fin la voz reconfortante de Chris Kraft irrumpía para decir  'Hemos reestablecido contacto con el coronel Glenn y todo está bien'. De alguna manera, la adolescencia puede ser como esa nave. Después de los años formativos de la niñez el chico o chica de 13 años es lanzado al espacio como una ráfaga.  Luego algo parecido a los iones negativos empieza a interferir con la comunicación, lo que hace a los adultos andar muy preocupados por el bienestar del joven, preguntándose por qué no habla y se comunica o por qué ha desaparecido detrás de un muro de silencio.

                 
Es un tiempo confuso y aterrador. Afortunadamente en unos pocos años las primeras señales débiles empezarán a emerger de nuevo y se establecerá el contacto. El ambiente negativo se irá disipando poco a poco y el "aterrizaje" o "amerizaje" se producirá después de que el joven entre en los veinte; ese será un buen periodo de reencuentro de las dos generaciones. ¿Qué hacer como padres durante ese tiempo crítico? Primero, tienes que orar por tu hijo/a y aferrarte a la palabra de Dios "Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán" (Proverbios 22:6 NTV). Segundo, tendrás que ejercitar la paciencia. "La paciencia debe alcanzar la meta de hacerlos completamente maduros y mantenerlos sin defecto" (Santiago 1:4 PDT).

 


Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

En primer lugar, Despierte: Esté preparado por el Espíritu

Romanos 13:11

Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño, porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.

Pensamientos del Día:

Hoy comenzamos el primer fascículo de una serie de cuatro partes que pregunta: " ¿el Reino viene, qué deberíamos hacer?" En nuestro pasaje, Pablo da un codazo para despertarse - reconozcan y entiendan los tiempos actuales - para hacernos salir de nuestro sueño profundo y no nos quedemos atrás. ¿Pero quedarse atrás es un verdadero peligro? Jesús dice que lo es. En Mateo 25:1-12, Él cuenta la parábola de las Diez Vírgenes:

"»Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que, tomando sus lámparas, salieron a recibir al novio. Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; pero las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Como el novio tardaba, cabecearon todas y se durmieron. Y a la medianoche se oyó un clamor: "¡Aquí viene el novio, salid a recibirlo!" Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: "Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan". Pero las prudentes respondieron diciendo: "Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden y comprad para vosotras mismas". Pero mientras ellas iban a comprar, llegó el novio; y las que estaban preparadas entraron con él a la boda, y se cerró la puerta. Después llegaron también las otras vírgenes, diciendo: "¡Señor, señor, ábrenos!". Pero él, respondiendo, dijo: "De cierto os digo que no os conozco"."

Jesús nos dice que deberíamos asegurarnos de haber hecho las preparaciones correctas a lo largo del camino. ¿Por qué? ¡Porque si esperamos a que Él llegue será demasiado tarde! En otras palabras, tenemos que tratar con el pecado en nuestras vidas ahora mismo y sin tardanza. Debemos permanecer llenos del Espíritu, conducidos por el Espíritu, y preparados por el Espíritu - que es la analogía del aceite de Mateo 25. Nuestro Señor sabe que un pequeño pecado crecerá dentro de nosotros, ulcerándose hasta el punto donde esto atrape nuestras vidas. Siempre debemos actuar contra el pecado. Pablo nos dice despierten, no sean perezosos, y entiendan el presente. ¿Por qué? Porque nuestra salvación está más cercana de lo que pensamos.

Preguntas para Reflexionar:

¿Usted está preparado para el Espíritu? ¿En qué pecado sigue usted? Encárelo ahora. Admítalo ante Dios. Pídale Su perdón y el poder de Su Espíritu para limpiarle de toda injusticia.


La Liga del Testamento de Bolsillo.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

En Segundo Lugar, Vestirse: las Armas de Luz

Romanos 13:12

La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz.

Pensamientos del Día:

[Hoy es el segundo episodio de una serie de cuatro partes que pregunta: " El Reino viene, ¿qué debemos hacer?"]

El domingo pasado me vestí para la iglesia. Me duché, afeité, me puse pantalones y camisa de salir. Mi esposa Sherry e hija Amanda se veían encantadoras con sus vestidos también. Estábamos todos externamente preparados para la iglesia. ¿Pero lo estábamos internamente? Me alegra decir - que también estábamos preparados.

¿Cómo nos preparamos? Simple: nos despertamos temprano, hicimos café, y estudiamos la escritura. Mi esposa tenía un par de versos de los cuales ella quiso hablar, y pasamos un rato leyendo y hablando de la Palabra de Dios.

Más tarde por la mañana, cuando llegamos a la iglesia el parqueo estaba lleno. Dejé a Sherry en el frente y parqueé varios bloques más alejados. ¿Piensa usted que me irrité? Amanda y yo tuvimos una charla agradable durante el largo camino hasta su Clase de Escuela dominical. Cuando finalmente me dirigí al santuario (parándome en el camino para saludar a varios amigos), el grupo de alabanza iba por su tercera canción. Sherry estaba de pie y cantaba con sus brazos levantados en adoración. ¿Piensa usted que ella se molestó por mi llegada tardía? La respuesta a ambas preguntas es, "No". ¿Por qué? Porque ambos nos vestimos "de la armadura de luz".

Mucha gente me pregunta, "¿Cómo me despojo de(dejo a un lado) las obras de las tinieblas?" Mi respuesta, "Del mismo modo que usted ilumina un cuarto oscuro - encienda la luz con el interruptor. " ¿Cuál es nuestro interruptor? La Biblia. La Santa Palabra de Dios ilumina una vida oscura y un mundo oscuro. Sólo tiene el poder de iluminar. Y Su Palabra es nuestra armadura. Ella forma nuestras actitudes, pensamientos, y hechos. Es por eso qué las leves irritaciones y las desilusiones importan tan poco. Y es como vencemos nuestra naturaleza pecaminosa - por Su Palabra. Sólo Él es la fuente de esperanza, alegría, y paz.

Preguntas para Reflexionar:

¿Está vestido usted por fuera o internamente? ¿Tiene usted "la armadura de la luz"? Si no, póngasela ahora. Permita que la Palabra de Dios inspire, dirija, y conduzca cada uno de sus pensamientos y acciones.

La Liga del Testamento de Bolsillo

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

¿Por Protección o Castigo?


Romanos 4:7-8

"Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el hombre a quien el Señor no culpa de pecado".

Pensamientos del Día:

Pablo cita a David del Salmo 32:1-2. El versículo 3 continúa: "Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día".Creo que David estaba escribiendo sobre su amorío con Betsabé y el asesinato de su marido Urias (2 Samuel 11) - es lo que nos pasa a nosotros cuando nos permitimos algún pecado no confesado y descarriado en nuestras vidas - esto nos come desde adentro. David está diciendo: "cuando escondí mi pecado me afectó físicamente." Hemos visto esto confirmado repetidas veces por estudios científicos - hay una conexión absoluta y definida entre nuestro estado emocional y la salud física.

Salmo 32:4a: "porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; ... " ¿piensa usted que fue por castigo que Dios colocó Su mano sobre David? No lo creo.

Hace poco mi esposa Sherry y yo íbamos de excursión con nuestra hija de ocho años Amanda. En lo que caminábamos por una parte inclinada del camino en particular, el pie de Amanda comenzó a resbalar en algunas rocas sueltas. Sherry extendió la mano en el último segundo y agarró a Amanda por la parte de atrás de su chaqueta justo antes de irse de caída por el costado de la montaña. ¿Piensa usted que Sherry colocó su mano en Amanda para salvarla o castigarla? ¿No piensa usted que el Señor haría lo mismo y más por nosotros cuándo tropezamos?

Salmo 32:5: "Mi pecado te declaré y no encubrí mi iniquidad. Dije: "Confesaré mis rebeliones a Jehová", y tú perdonaste la maldad de mi pecado " ¿no es hermoso? ¡Dios es tan bueno!

Preguntas para Reflexionar:

¿Se siente usted cansado? ¿Podría ser debido al pecado no confesado? El Señor tiene Su mano sobre todos nosotros - no para castigar, sino proteger. ¿Por qué? Porque Él nos ama. ¿Irá usted a Él ahora? Pida Su perdón divino. ¡Su pecado ha sido cubierto por la sangre de Jesús!

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Digno de Nada


Romanos 4:5

pero al que no trabaja, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.

Pensamientos del Día:

¿Quién es justificado? ¿Quién es bendecido? ¿El hacedor de buenas obras que se cree justo?¿Y su vecino que cumple cada regla de la asociación de propietarios y todas las leyes del tránsito? ¿Y aquel compañero de trabajo suyo que nunca ha llegado tarde o perdido un día de trabajo? Un hombre me dijo una vez que durante más de treinta él años no se había perdido una escuela dominical y siempre que la iglesia tuviera una función él participaba. Con seguridad es justificado por sus obras y ha ganado una buena bendición.

En nuestro pasaje de hoy, Pablo nos dice que la verdad es justo lo contrario: "... al que no trabaja, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia." En otras palabras, el único que es justificado es aquel que comprende que no es digno de nada.

Preguntas para Reflexionar:

¿Se ha estado sintiendo usted un poco orgulloso últimamente? ¿Pensando quizás que es mejor que la persona que se sienta al lado de usted en la iglesia? Piense otra vez. Romanos 3:23: "... por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" Todos significa que usted también.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Dale a Dios las "primicias" de tu tiempo

"...DEMANDARÉ VUESTRAS OFRENDAS Y LAS PRIMICIAS DE VUESTROS DONES" (Ezequiel 20:40)

 

 

En el Antiguo Testamento la primera parte de la cosecha era ofrecida Dios en gratitud. Así que cuando Él dice "...Demandaré vuestras ofrendas y las primicias de vuestros dones" (Ezequiel 20:40), significa que en lugar de acomodar a Dios en tu agenda apretada tienes que darle preferencia. Él quiere "las primicias", no las sobras. Un maestro bíblico  comentó al respecto: "He adquirido el hábito de comenzar cada día dando a Dios las primicias de mi tiempo. Me he dado cuenta de que no va bien la jornada si no lo hago. Así que todas las mañanas me tomo un café y todavía en pijama paso tiempo con Dios, lo suficiente hasta que siento que puedo comportarme bien ese día y caminar en el fruto del Espíritu. He aprendido a dar la mejor parte del día a Dios, cuando mi mente está fresca. Al dedicarle los primeros momentos de la mañana mi lista de actividades encaja bien en el resto de la jornada".

                 
No uses este tiempo especial con el Señor para meditar en tus problemas. Dispón tu corazón como el salmista: "¡Tú eres mi Dios. En tu mano están mis tiempos!" (Salmo 31:14-15). Fijémonos en las palabras "en tus manos están mis tiempos". Cada día trae sus alegrías, pruebas, desafíos y tentaciones. Por eso tienes que orar: 'Enséñame a depender de Ti en todo momento. Que mis pensamientos, actitudes, decisiones y acciones te glorifiquen'.


La Palabra para Hoy

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Procura ser como Cristo


"PRECISAMENTE A ESO HABÉIS SIDO LLAMADOS: A SEGUIR LAS HUELLAS DE CRISTO..." (1 Pedro 2:21 BLP)

 

En el momento de la creación Dios dijo: "...Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza..." (Génesis 1:26). Está claro que el plan de Dios para cada uno de nosotros siempre ha sido que reflejemos Su naturaleza, Su carácter, Sus propósitos, Sus pensamientos y Sus caminos. Y para averiguar cómo es eso en la práctica, examina la vida de Cristo. Pablo dijo: "Cristo es la imagen visible del Dios invisible. Él ya existía antes de que las cosas fueran creadas y es supremo sobre toda la creación" (Colosenses 1:15 NTV). Por lo tanto, tu mayor empeño, sobre todo si quieres ser usado por Dios, debe ser parecerte a Cristo. Eso significa que debes procurar manejar las situaciones como Él lo hizo, y tratar a la gente como Él lo haría. Pero escribió: "Precisamente a eso habéis sido llamados: a seguir las huellas de Cristo, que padeciendo por vosotros, os dejó un modelo que imitar" (1 Pedro 2:21 BLP).


Jesús es tu ejemplo en tres aspectos importantes: 
1) En el sufrimiento. Cuando lo maltrataron, en lugar de vengarse respondió con amor, paciencia y bondad. 
2) En el servicio. Se agachó a lavar los pies de sus discípulos, y luego les dijo: "...Ejemplo os he dado para que, como yo os he hecho, vosotros también hagáis..." (Juan 13:15-17). 
3) En el sometimiento. Él dijo: "...No busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me envió" (Juan 5:30). Lo bueno es que Dios seguirá trabajando en ti; es más, Él está comprometido a llevarte a ese estado d onde en toda circunstancia de la vida actúes como lo hizo Jesús.


fuente: La Palabra para Hoy

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS