Ser mujer es todo un compromiso


La mayoría de las mujeres que han tenido la fortuna de ser madres suelen desear siempre para su familia lo mejor: que sea feliz, que siempre esté unida, que tenga salud, educación… En pocas palabras, podemos decir que una madre se realiza a través de su familia.

Para que una madre pueda transmitir a sus hijos los hábitos que ella quiere dejarles, debe ser ejemplo vivo de estos. Si una madre se encuentra bien, alegre, feliz con su vida, con su trabajo, con sus responsabilidades, creencias e ideales, eso es todo lo que va a transmitir a sus hijos.
Pero si por el contrario, se siente vacía, sin ganas de nada, si no tiene creencias que la estimulen a vivir plenamente su condición de esposa y madre, lo que sus hijos van a percibir de ella es sólo conformismo y superficialidad, en una palabra, infelicidad.

Activa y desactivada
Ana es una mujer que suele estar todo el día ocupada. Un día típico de Ana sería el siguiente:
Por la mañana clase de gimnasia; de ahí al salón de belleza; más tarde a realizar el pedido del sofá que va a comprar. A la hora de la comida, a comer todos rápidamente, pues hay que ir a dejar a los niños a sus clases de natación, pintura y francés (en las cuales se pasan toda la tarde). Mientras los niños toman sus clases, Ana se va al cine con sus amigas. Y por la noche, no falta la reunión de ex-alumnas de la secundaria, de la cual es organizadora, o la de la Universidad…

Como Ana, la mujer “activista” es la que siempre está metida en mil quehaceres. Se preocupa por lo externo y no llega a descubrir la riqueza del interior. Tiene tiempo para todo, menos para enriquecer su espíritu. La podemos resumir como la mujer que “se pasa la vida juntando material y nunca construyó nada”, o que “fabrica botecitos de perfume y nunca los llena”. Al final se quedó vacía y no dejó nada.

La mujer “trabajadora”
Isabel en cambio, tiene un día completamente diferente. Se levanta muy temprano y atiende tranquila y alegremente a su familia. Durante la mañana, va a una conferencia sobre la adolescencia, da clases de ortografía en una escuela de escasos recursos, y asiste a un taller de redacción.

La hora de la comida la comparte junta toda la familia. Aunque dos veces por semana, Miguel (el hijo mayor) come antes acompañado de Isabel, pues acaba de entrar a la universidad y tiene clases por la tarde.

Como Ana, ella también se levanta temprano para ir a su clase de gimnasia, y también va regularmente a arreglarse el cabello. Pero Isabel en cambio, no hace que su vida gire en torno a estas dos actividades, sino que busca algo más para llenar su existencia.

Isabel es una mujer “trabajadora” tiene todo su tiempo ocupado en actividades que le dejan satisfacción personal. Atiende a su familia con alegría, cultiva su intelecto, realiza acción social, y es profesionista. Se da tiempo para todo, pues no lo pierde en cosas que no le dejen algo positivo.

Tiempo de comprometerse
Conociendo los tres tipo de mujeres, sólo cabe preguntarnos, ¿qué tipo de mujer soy? ¿Tal vez un poco “activista”, algo “pasatiempo” y no lo suficientemente “trabajadora” como podría serlo? ¿Cuál me gustaría ser? Hoy es momento perfecto para definir y comprometerse con uno mismo. Empezar a darse a los demás, de hacer algo por los hijos; algo que se quede, que no pase de moda o se acabe con el uso, sino algo que ellos puedan decir mas tarde “Mi mamá me enseñó a ser así”, o “Yo aprendí esto otro porque en mi casa siempre vi a mi mamá hacer lo mismo”.

Para realizar con éxito ese compromiso que una madre tiene para con sus hijos, es importante que uno llegue a conocerse a fondo. Poniendo en orden estas ideas, queda claro qué es lo que quiero en la vida, hacia dónde voy, qué fruto quiero cosechar, qué legado quiero dejar a las personas que más amo, y solo así se puede dar un auténtico crecimiento personal.

Ser ejemplo: La mejor arma
¿Qué vamos a sembrar en nuestra familia? ¿Educación, ejemplo de trabajo, de fortaleza, de entusiasmo y de entereza? ¿O mediocridad, egoísmo, falta de principios, conformismo y superficialidad? Si bien es cierto que “cada uno es el arquitecto de su propio destino”, parece ser que en las madres está el proveer a sus hijos de los materiales adecuados.Por FmVision

La mayoría de las mujeres que han tenido la fortuna de ser madres suelen desear siempre para su familia lo mejor: que sea feliz, que siempre esté unida, que tenga salud, educación… En pocas palabras, podemos decir que una madre se realiza a través de su familia.

Para que una madre pueda transmitir a sus hijos los hábitos que ella quiere dejarles, debe ser ejemplo vivo de estos. Si una madre se encuentra bien, alegre, feliz con su vida, con su trabajo, con sus responsabilidades, creencias e ideales, eso es todo lo que va a transmitir a sus hijos.
Pero si por el contrario, se siente vacía, sin ganas de nada, si no tiene creencias que la estimulen a vivir plenamente su condición de esposa y madre, lo que sus hijos van a percibir de ella es sólo conformismo y superficialidad, en una palabra, infelicidad.

Activa y desactivada
Ana es una mujer que suele estar todo el día ocupada. Un día típico de Ana sería el siguiente:
Por la mañana clase de gimnasia; de ahí al salón de belleza; más tarde a realizar el pedido del sofá que va a comprar. A la hora de la comida, a comer todos rápidamente, pues hay que ir a dejar a los niños a sus clases de natación, pintura y francés (en las cuales se pasan toda la tarde). Mientras los niños toman sus clases, Ana se va al cine con sus amigas. Y por la noche, no falta la reunión de ex-alumnas de la secundaria, de la cual es organizadora, o la de la Universidad…

Como Ana, la mujer “activista” es la que siempre está metida en mil quehaceres. Se preocupa por lo externo y no llega a descubrir la riqueza del interior. Tiene tiempo para todo, menos para enriquecer su espíritu. La podemos resumir como la mujer que “se pasa la vida juntando material y nunca construyó nada”, o que “fabrica botecitos de perfume y nunca los llena”. Al final se quedó vacía y no dejó nada.

La mujer “trabajadora”
Isabel en cambio, tiene un día completamente diferente. Se levanta muy temprano y atiende tranquila y alegremente a su familia. Durante la mañana, va a una conferencia sobre la adolescencia, da clases de ortografía en una escuela de escasos recursos, y asiste a un taller de redacción.

La hora de la comida la comparte junta toda la familia. Aunque dos veces por semana, Miguel (el hijo mayor) come antes acompañado de Isabel, pues acaba de entrar a la universidad y tiene clases por la tarde.

Como Ana, ella también se levanta temprano para ir a su clase de gimnasia, y también va regularmente a arreglarse el cabello. Pero Isabel en cambio, no hace que su vida gire en torno a estas dos actividades, sino que busca algo más para llenar su existencia.

Isabel es una mujer “trabajadora” tiene todo su tiempo ocupado en actividades que le dejan satisfacción personal. Atiende a su familia con alegría, cultiva su intelecto, realiza acción social, y es profesionista. Se da tiempo para todo, pues no lo pierde en cosas que no le dejen algo positivo.

Tiempo de comprometerse
Conociendo los tres tipo de mujeres, sólo cabe preguntarnos, ¿qué tipo de mujer soy? ¿Tal vez un poco “activista”, algo “pasatiempo” y no lo suficientemente “trabajadora” como podría serlo? ¿Cuál me gustaría ser? Hoy es momento perfecto para definir y comprometerse con uno mismo. Empezar a darse a los demás, de hacer algo por los hijos; algo que se quede, que no pase de moda o se acabe con el uso, sino algo que ellos puedan decir mas tarde “Mi mamá me enseñó a ser así”, o “Yo aprendí esto otro porque en mi casa siempre vi a mi mamá hacer lo mismo”.

Para realizar con éxito ese compromiso que una madre tiene para con sus hijos, es importante que uno llegue a conocerse a fondo. Poniendo en orden estas ideas, queda claro qué es lo que quiero en la vida, hacia dónde voy, qué fruto quiero cosechar, qué legado quiero dejar a las personas que más amo, y solo así se puede dar un auténtico crecimiento personal.

Ser ejemplo: La mejor arma
¿Qué vamos a sembrar en nuestra familia? ¿Educación, ejemplo de trabajo, de fortaleza, de entusiasmo y de entereza? ¿O mediocridad, egoísmo, falta de principios, conformismo y superficialidad? Si bien es cierto que “cada uno es el arquitecto de su propio destino”, parece ser que en las madres está el proveer a sus hijos de los materiales adecuados.


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

NUESTRA GRAN MISION: SER MADRES



Proverbios 31:28 Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada;
Y su marido también la alaba.
Día a día leo en el periódico y escucho en los medios noticiosos como nuestros niños están siendo abusados aun desde la cuna.  Como hombres y mujeres inescrupulosas dañan la inocencia de un niño; muchas veces familiares cercanos, líderes de iglesias y hasta maestros de escuelas; noticias que nos dejan sin aliento.  Este hecho me ha llevado a escribir en el día de hoy sobre el rol de una madre y las multifacéticas tareas que comprenden la protección de nuestros hijos de esta plaga llamada: pornografía infantil.
En años anteriores, nuestros hijos querían regalos tales como: una muñeca, un reloj, un carrito, un equipo de estéreo; en estos tiempos y apenas sin saber hablar, nuestros hijos nos piden una computadora, un celular,  un ipod, un mp3, un ipad, etc.  ¡Cuanto han cambiado los tiempos!  Claro está, nosotras como madres amantes los complacemos, muchas veces haciendo sacrificios extraordinarios!  Pero, te has preguntado tu, madre, si con estos extremos estas llevando a tu propio hijo hacia la destrucción!  Nuestro rol como madres comienza desde que esa criaturita a la cual llamares “hijo “esta en nuestro vientre y termina cuando uno de ambos se vaya primero a estar con el Señor. Por lo tanto debemos hacer más énfasis en nuestra responsabilidad como protectoras de nuestro hogar.

Si usted es de las que ha complacido a su hijo comprándole la computadora, debería tener unas reglas para el uso de la misma. ¡No es que no se la compre!  Sino que implemente unas reglas en las cuales usted o su pareja han de ser los supervisores para el buen uso y funcionamiento en el hogar.  Implemente reglas tales como: No usaras la computadora en tu habitación, sino en un lugar público; solo enviare IMs a personas aprobadas por mis padres; informarle a mis padres cualquier cosa sospechosa; haz a tu hijo consiente que tener una computadora es un privilegio y no un derecho; y que los privilegios se pueden perder si se violan las reglas.
Estamos viviendo en tiempo sumamente peligroso donde la familia es atacada constantemente por el embate del maligno.  Debemos orar fervientemente por que el cuidado y la cobertura de Dios sobre nuestros hijos; quienes también son herederos del reino y la extensión de la vida en este mundo.  Quizás en este momento tus hijos se molestaran, pero al correr del tiempo comprenderán  tu motivación.  Dios te ha puesto por atalaya y un día tendremos que darle cuenta a Dios por ese tesoro que ha puesto en tus manos: tus hijos!


Por: Pastora Lucy Carmona



  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Tus hijos son tu herencia, disfrutalos!


Difícil es ver muchas escenas en donde los padres insultan a sus hijos, les dicen malas palabras, les comparan con animales o con otras personas.
Si tus hijos son un regalo de Dios , porque no los disfrutas? Hay muchos padres de familia que maltratan a sus hijos; con sus palabras dicen una cosa pero con sus hechos niegan aquello que dicen. Cuando vas a empezar a tratar a tus hijos como lo que realmente son, la herencia que Dios te ha dado.
Salmos 127:3 He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre.
Cuando una persona recibe una herencia tiene dos opciónes o proyectarse a hacer cosas que le aprovechen a el, su familia y sociedad o simplemente maltratarla. Esto es lo que muchos padres han hecho ,  no le han prestado atención a la herencia tan grande que Dios les ha dado como lo son los hijos; quizas como padre o madre de familia no has aprovechado bien el tiempo para con ellos, ya que no les has dedicado la atención que se merecen, la comprensión que necesitan y el amor que tanto anhelan.
Cuán difícil es ver muchas escenas en donde los padres insultan a sus hijos, les dicen malas palabras, les comparan con animales o con otras personas y en vez de disfrutar a esos hijos que hoy estan con ellos pero que un dia han de irse de casa; los desprecian y maltratan la herencia que Dios les dio.
Si eres padre de familia o si no lo eres este mensaje es para que lo tengas presente en tu desenvolvimiento como tal; los hijos salen de ti mismo y nunca nadie se odio, maltrato, se desprecio, se insulto a si mismo; y si no lo haces contigo porque lo haces con tus hijos? y si te gusta que te traten bien porque tratas mal a tus hijos?  y si realmente los amas porque vives insultandolos y hablandoles de forma altanera y grosera?
Este es el dia y esta es la hora de empezar de nuevo, si Dios ha permitido que leas este mensaje es porque anhela que la relación con tus hijos mejore de modo que ya no desprestigies la herencia que Dios te ha dado como lo son tus hijos, sino que de aqui en adelante aprendas a disfrutarlos, a amarlos, a valorarlos, a darles comprension, afecto, ternura, aceptación ; entendiendo que un dia fuiste hijo y necesitaste de lo que ellos hoy necesitan; y quizas a ti te trataron de la misma manera que los estas tratando a ellos pero, dejame decirte que esa maldicion de hacer lo mismo que te hicieron a ti se corta cuando le das lugar a la palabra de Dios la cual hace verdaderamente libre al que la recibe.
Por ello padre o madre de familia es tiempo de que hagas un alto y no esperes a que sea demasiado tarde, para entonces querer darle afecto y comprension a tus hijos; recuerdo hace un tiempo lo que una persona me testificaba que sus padres luego de cerca de veinticinco años que pasaron  se le acercaron queriendo darle aquello que ella cuando niña necesito y realmente ya era muy tarde para volver el tiempo atrás.
Quizas no habias estado desempeñando tu papel como padre en su plenitud y habias tenido en poco la herencia que Dios te ha dado como lo son tus hijos pero, si en este momento anhelas poder recibir la guia y fuerza para ser un mejor padre que tal si oras con nosotros.
Padre nuestro que estas en los cielos en este momento vengo a ti y me arrepiento de mi mala forma de tratar a mis hijos, perdoname por cada insulto, palabra ofensiva, heridas y golpes que les he causado; me rindo a ti y te pido que tomes el control de mi caracter y personalidad y me ayudes a entender que mis hijos son la herencia que tu me has dado, en el Nombre Poderoso de Jesús…  Amén.

Por Guia del Espiritu Santo
Carlos y Chantalle Villarreal



  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

UNA NUEVA IDENTIDAD


No necesitas depender de otras personas para vivir una vida plena. Da un paso de fe. Cualquiera que sea nuestra historia, por muy penosa y dolorosa que sea, podemos creer que es algo finito (es decir, que tiene un comienzo y un fin) y, como tal, queda bajo nuestro control el efecto que producen las emociones relacionadas con ella. Para ser libre de las cadenas de tus memorias, tendrás que enfrentar, reconocer y narrarlas, y así lograrás hacer de ellas algo tangible y manejable.

Cuando logras relatar tu historia, comienzas a dar pasos significativos en el proceso que te llevará a gozar de una completa sanidad y restauración emocional, mental y espiritual. La historia de todos comienza con el nacimiento. Cortar el cordón umbilical es una de las primeras tareas después que nace un bebé. El cordón provee toda la nutrición y sustento que necesita un bebé en el vientre de su madre. Sin embargo, al nacer, la criatura recibirá el alimento por sus propios medios. En un bebé saludable, el proceso de comer y digerir es automático. No se le tiene que enseñar a pedir el sustento. Pero, ¿qué sucedería si a un bebé se le privara de aprender a comer por sí mismo? Sería algo triste y hasta grotesco, ¿no crees? Imagina que este cordón umbilical también representa algo emocional y mental de la vida. Cortar el cordón umbilical es símbolo de dar identidad y autonomía. Asegurar que el bebé pueda suplir sus necesidades o que tenga bien establecida su identidad, es tarea importante de los padres. Desgraciadamente, en muchos casos, los hijos no han recibido las herramientas necesarias para "cortar" su cordón, y viven dependiendo de otras personas. Viven con el cordón umbilical conectado a lo que ellos piensan que es la fuente de su identidad y seguridad. Nunca se les enseñó que son personas completas, sin necesidad de recibir su valor de parte de los demás. Este tipo de persona no puede funcionar fuera de la aprobación y el permiso de otra. Existen muchas mujeres que han crecido con la noción de que el único valor que pueden poseer es el que le asigne otra persona por medio de su aceptación o acercamiento. Viven su vida a través de otros y para complacer solamente a otros; nunca se les ha enseñado que ellas también tienen necesidades como seres creados a la imagen de Dios.

 Es importante llegar al punto de desear ser una persona completa e identificar las situaciones y personas que han fomentado la idea equivocada de la fuente de tu valor como mujer e hija de Dios. Se debe provocar una separación de eso para disfrutar un proceso de sanidad que, al principio, podrá ser algo muy difícil, pero después se volverá algo muy liberador. Te podrás enfocar en los cambios que Dios quiere lograr sin preocuparte por lo que piensan los demás. Lograrás experimentar una libertad que terminará contagiando cada área de tu vida. Se podría decir que este proceso es el mismo de cortar el cordón. Puede ser una experiencia emocionante, debido a que, quizá por primera vez en toda tu vida, podrás pensar en ti misma y en quién eres, sin preocuparte por el "qué dirán". Serás libre para amarte y dar amor incondicional. El proceso de la recuperación puede ser largo y difícil, pero es lo que te traerá la paz que tanto anhelas. Acabará con el dolor provocado por la desilusión que llega cuando las personas no hacen lo que nosotros deseamos que hagan. Dios nos pide que confiemos en Él, en su amor por nosotros y en que cumplirá cada una de sus promesas.
 Te dice que no necesitas depender de otras personas para vivir una vida plena. Da un paso de fe y experimenta la libertad que llegará a tu vida cuando hayas cortado el cordón que te ha mantenido atada a tu pasado, al temor, a la ansiedad, a la inseguridad. Atrévete a conectarte con el amor seguro y eterno de nuestro Padre celestial.


Nolita W. de Theo . Vida Cristiana


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Una Flor con la capacidad de renacer


Una vez escuche una historia sobre una flor plantada cerca de un camino, que en el constante transitar de las personas era maltratada, pues el estar a la vista y alcance de todos quienes pasaban por ahí era pisada, le cortaban sus pétalos y la lastimaban, me llamaba la atención que a pesar de todo lo que padecía cuando llegaba el tiempo de renovarse lo hacia con la misma belleza que tenia desde su inicio.
Muchas veces nos sucede lo mismo que a esa flor, puedes recibir maltrato o ser lastimada por alguien que a su paso logra herirte, o provocarte algún daño tal vez con intención, o tal vez sin ella, y es que  a veces pasa que somos lastimadas incluso por gente que queremos, personas cercanas con las que convivimos o alguien que llegó a nuestra vida, causó daño y se fue, pero si una pequeña flor por naturaleza es un ejemplo de la capacidad de renovarse y renacer ¡Cuánto mas será de ejemplo que salgas de tu situación logres comenzar de nuevo!
Es verdad que es difícil reponerse de algo que dolió o que a pesar del tiempo sigue doliendo, pero es imposible vivir en una situación donde los recuerdos y el dolor siguen manteniendo abiertas las heridas a veces solo somos la flor pisada y maltratada, pero no nos decidimos a renovarnos por que nos colocamos poco a poco en un lugar que parece el rincón del sufrimiento de donde después nos es muy difícil salir.
Puede ser que hoy te sientas como esa flor lastimada, pero es necesario que sepas y recuerdes que siempre tienes la opción de recuperarte, todas sufrimos y caemos, ¿sabes? La vida no es perfecta para nadie, pero todas, absolutamente todas tenemos la oportunidad que Dios nos da para volver a levantarnos, para comenzar de nuevo, nuevas fuerzas para continuar y un nuevo comienzo para olvidar lo que no hace falta recordar. De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Corintios 5:17

Es tiempo de renacer y abrir los brazos a nuevas cosas, de olvidar el dolor y dejar que Dios renueve tu espíritu, dejar atrás dolores pasados para vivir la felicidad presente que Dios quiere darte, tal vez tu vida ha sido difícil últimamente, pero hay nuevas fuerzas en Dios, solo Él puede hacer nuevas cosas donde ya no hay nada, enderezar los caminos y abrir nuevas sendas, si tal vez has sido como una flor pisada y maltratada, pero hoy puedes comenzar de nuevo y volver a ser la flor mas bella que ha creado Dios, una flor con la capacidad de renacer.
Ya hay flores en los campos; ha llegado el tiempo de cantar. ¡El arrullo de las tórtolas se escucha en nuestra tierra! Cantares 2:12 (TLA)

Autora: Maite Leija



  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Yo te diseñe Mujer


Entre tantas cosas lindas alusivas a la mujer como poemas, canciones, recitales, y demás composiciones,  hay palabras que pueden llegar mas allá que cualquiera de ellas. Hoy, mientras preparaba un escrito venían a mi mente tantas cosas, pero ninguna me llegó tanto como estas palabras, que estoy segura que a mas de una le llegaran al corazón, pues sentir como Dios habla a nuestra vida es una de las mejores experiencias  que podemos disfrutar, por lo que escribí esta carta con algunas de las cosas que pude experimentar al sentir tan cerca el amor de Dios, así que si eres mujer, van dirigidas especialmente para ti.
Yo te diseñé mujer.
Delicada, tierna, amorosa, dulce y frágil, pero a la vez fuerte y aguerrida, apacible pero valiente y llena de amor, así fue que te creé, te coloque en el vientre de tu madre, con la seguridad plena de que fueras mujer, te fui formando y cuidadosamente detalle a detalle,  con mis manos te diseñé y sonreí al ver la obra que había creado, antes de nacer ya te llamaba por tu nombre,  llegaste al mundo tan pequeña e indefensa, pero sabía que tu vida apenas comenzaba, y no tardaría en cumplir mis propósitos en ti.
Te vi nacer, llorar, reír, caminar, pronunciar tus primeras palabras y convertirte poco a poco en la mujer que hoy eres, aun a pesar de tu edad, hoy sigues siendo esa niña dulce y tierna que con tanto amor planeé, la niña de mis ojos, la mujer que a pesar de sus errores amo y cuido como el mas preciado tesoro, , esa que cuando veo caer no dudo ni un instante en acudir a levantar, la que en cada lágrima me tiene a su lado con el pañuelo de mi amor secando su llanto, y que cuando ríe me contagia su alegría, esa eres tu, mi hija, la que acompaño en cada paso en cada momento y que conozco a perfección, yo te traje al mundo no con uno, con muchos propósitos, pero todos ellos se resumen en amarte y verte feliz.
Y aunque a veces te has preguntado por que es que viniste al mundo y porque eres mujer, la respuesta a tus preguntas es sencilla, eres mujer por q
ue así fue mi deseo, yo te diseñé mujer, un ser que ama, que cuida, que alimenta, que instruye,  que enseña, que porta vida, un vaso frágil, y sobre todo un símbolo de amor en donde quiera que vas.
No necesito de un día en especial para hacértelo saber, pues desde antes que nacieras ya te amaba, pero hoy quiero que sepas que todo lo que hago es perfecto y siempre con un propósito, así te puse en mis planes, te llevo de la mano y te amo se una manera  única e insuperable.

Autora: Maite Leija

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Bendición del hogar


Dios mío bendice mi casa, 
para que sea el hogar del amor y de la paz.

Bendice la puerta abierta
como dos brazos extendidos que dan la bienvenida.

Bendice las ventanas que dejan entrar el sol a raudales cada mañana 
y por donde se asoman las estrellas que son luces de esperanza.

Bendice los muros que nos defienden del viento, del frío 
y que son nuestros amigos en las horas que pasan.

Bendice nuestra mesa y los sitios de trabajo para que nos ayudes 
y el lugar de reposo para que nos guardes.

Bendice el techo que cobija los afanes de hoy y los sueños de mañana 
y que guarda para siempre entre los vivos
la memoria sagrada de los que se han ido.

Bendice la luz de la casa: 
la madre, la fuerza y el aliento...
el padre y que sean benditos los hijos
luz y esperanza de ellos.

Bendice los sentimientos, las ternuras, 
los anhelos que florecerán en nuestras vidas.

Bendice nuestros pensamientos para que sean puros, 
las palabras para que sean rectas, 
nuestros actos para que nos conduzcan hacia TI.

Bendice nuestras horas de paz y de silencio, 
para que fortalezcamos juntos nuestro espíritu.

Bendice nuestros dolores y alegrías 
porque son el corazón de la familia.

Señor quédate con nosotros...
en tu morada...
en nuestra casa....
En el nombre de Jesucristo, Amen

Me lo regalaron....ALABADO SEA DIOS QUE NOS BENDICE SIEMPRE.


Muchas bendiciones
Cristina


  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Temerosa de Dios


“Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.”
Proverbios 31: 30

De que sirve su hermosura, si no Te aman con ternura.
De que sirve su belleza, si no tienen Tú realeza.
Hoy entiendo Tú favor, enamoradas del Señor.
Hoy entiendo Tú favor, entregadas por amor.
Benditos Tus varones, que les das sus corazones.
Benditos Tus varones, encontraron sus amores.
Ellas son Tus consentidas, y alegran nuestros días.
Ellas son Tus elegidas, y complementan nuestras vidas.
Son las siervas del Señor, que Te alaban con ardor.
Son las siervas del Señor, movidas por amor.
Anhelan de Tú amor, pues claman con fervor.
Anhelan Tú presencia, pues muestran obediencia.
Conocen Tus veredas, que a su espíritu revelas.
Conocen Tus caminos, y recuerdas sus destinos.
Solo en Ella resplandeces, y mi alma estremeces.
Solo en Ella te he sentido, y por Gracia he recibido.
Derrama Tú favor, que sea Gracia del Señor.
Derrama Tú favor; temerosa del Señor.

Hermanitas: Son un regalo divino, bendito el hombre con el que compartan su fruto. Ciertamente conocen el significado de la pasión, excelencia y obediencia.
Me impresiona el coraje y valentía que muestran las mujeres cristianas en las pruebas. Mi vida ha sido tocada por sus corazones. Jamás pensé que una hermanita pudiera orar al Padre, diciendo:
“Quítame la paz, si no estoy haciendo Tú voluntad” o encontrar tanta excelencia y hambre de sabiduría en hermanitas mucho menores que yo. Y el amor con el que derraman su corazón al servicio de su Dios.
Hermanos: ¡Ganemos estos galardones. !

Autor: Richy Esparza



  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS